Eley Grey

Educación, visibilidad y naturalidad

¿Y para qué quieres que venga una guerra?

Unos días antes de que se decretara el Estado de Alarma estábamos preparando las Fallas. Iban a ser las primeras de mi hijo como fallero y lo teníamos todo listo. En el momento en que se anularon, decidimos que no volvería al colegio hasta nuevo aviso. Pensamos que algo grande (y peligroso) estaba pasando. Después vino la escasez temporal de productos en las tiendas y el recordar a mi abuela cuando nos decía: ‘Una guerra tendríais que vivir…’, cada vez que nos quejábamos de alguna simpleza. Que yo siempre le contestaba: ‘¿Y para qué quieres que venga una guerra, con lo bien que estamos ahora?’. Yo era bastante más joven entonces, pero esta cuarentena lo he recordado como si fuera ayer.

Pronto tuvimos que organizarnos para salir a comprar solo una vez por semana, sin mascarilla (porque todavía no había en la farmacia) y haciendo uso de los complementos menos sofisticados a nuestro alcance, como gafas de bucear. Apurábamos la comida en la nevera y hacíamos malabares para retrasar el momento de salir a la calle. Aprendimos a tener ingenio desde el principio: tuvimos que reorganizar la casa, sobre todo la sala de estar, para poder tener un espacio decente donde no terminar tirándonos de los pelos unos a otros. Inevitablemente pensaba en la cantidad de familias que viven en pisos minúsculos, con dos o tres hijos y personas mayores a su cargo, y se me ponía un nudo en la garganta. Después confeccionamos una tabla con rutinas diarias, aprendimos a hacer pan, lasaña, bizcochos y helado; jugamos con plastilina, cartones y botellas; hicimos teatro, bailamos y hasta montamos un rocódromo en la pared del comedor.

Cuando pude salir con mi hijo, lo hice con miedo (como él) y casi por obligación. La mascarilla no nos permitía respirar con tranquilidad, pero no nos quejamos de nada. La primera salida la dedicamos íntegra a caminar por la orilla de la playa y no me soltó la mano en ningún momento.

Pronto llegaron las malas noticias porque, como habíamos intuido, esto es lo más grande que nuestra generación ha vivido: familias haciendo cola para recoger alimentos, trabajadores sin trabajo y cientos de personas forzadas a convivir con su enemigo. Ver las calles vacías era lo único que nos animaba a pensar que algo estábamos haciendo bien. Aunque la falsa ilusión duró un suspiro porque tenemos la peculiar costumbre de no creer lo que no se ve y de cuestionar a los expertos.

Hoy seguimos casi como al principio, porque cada día hay noticias que nos hacen dudar de todo, gente que se queja de cada decisión, de cada movimiento y vecinos irrespetuosos que se vienen a veranear desde zonas con altos índices de contagio sin considerar nada más que su propio bienestar.

Por eso me resulta imposible no pensar en mi abuela otra vez cuando nos decía aquello de la guerra, porque ahora, aunque con matices, miro al cielo y puedo decirle: ‘Abuela, ya la estamos viviendo’.

Y para qué quieres una guerra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 22/05/2020 por en Cuarentena, espera, Esperanza, Fortaleza, gente, Homofobia, igualdad, literatura y etiquetada con , , , , , , , .

Navegación

BOOKTRAILER LAS MUJERES DE SARA

Síguenos en Twitter

Follow Eley Grey on WordPress.com

Comunidad Eley Grey

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 5.984 seguidores más

Temas de búsqueda

LICENCIA CREATIVE COMMONS

Licencia de Creative Commons
eleygrey.wordpress.com by Eley Grey is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://eleygrey.wordpress.com/.

Eley Grey

Estadísticas del blog

  • 47.728 visitas

Compartiendo las historias

Desde el lugar más bello del mundo
A %d blogueros les gusta esto: