Eley Grey

Educación, visibilidad y naturalidad

Vivir otro 9 de agosto

Vivir otro 9 de agosto es vivir de nuevo mi niñez. Pensar en quien me agujereó las orejas por primera vez. Recordar que ya no está aquí y ser consciente de que es mi primer 9 de agosto en una dimensión distinta a la que ella habita ahora mismo. Es saborear los bocadillos de todos los 9 de agosto después de nadar en la piscina, los que nos hacía ella, de secarme al sol que me llegaba directo surcando la Calderona, cerca del río Palancia, y me achicharraba los hombros y la cara y la espalda. Es escuchar las chicharras antes y después del bocadillo, hasta que la luz de la luna lo ocupaba todo y daba paso a la brisa de la noche estrellada. Y entonces cantaban los grillos. Es sentarse a la puerta de aquella pequeña casa en plena montaña a contar historias y chistes. Y jugar a las cartas y al parchís y a la Oca. Y escuchar los chismes de mis mayores, sus desvelos y manías. Sus leyendas y cuentos comiendo pisto con pan y queso.

Es pensar en las décadas pasadas y ver crecer mis rodillas y mis manos. Es ver transformarse en cicatrices las heridas. En marcas de tiempo, de calles, de parques, de aceras y de restaurantes. Es cortarme el pelo frente al espejo de casa porque, ¡qué calor hace en agosto! Es recordar los años pasados mejor que lo que comiste ayer. 

Vivir otro 9 de este mes es caminar por la tierra seca del camping por la tarde después de la playa. Ducharme junto a las demás mujeres y niñas en el baño comunitario y volver a la tienda para ponerme ropa seca y salir a pasear. Oler la lona, la del suelo y la de las colchonetas donde dormíamos. Y barrer al salir para que la tierra no se quedara dentro. Porque por la noche entrábamos descalzas y no se veía. Y el polvo se metía entre las sábanas y era incómodo.

Es ser más consciente que nunca de que la familia cede el relevo y ya no soy nieta ni hija, sino madre y esposa. Es aprender a levantarme por la mañana con los riñones molidos y las ojeras cansadas, buscando minutos de sueño por los rincones del piso. Reírme de cosas que antes no hacían gracia.

Es celebrar la vida vivida y la que tiene que llegar.

Es aprovechar cada segundo para escribir y jugar al póker,

cantar,

pintar,

bailar

y nadar.

 

CUMPLE

2 comentarios el “Vivir otro 9 de agosto

  1. Coral Sanchez
    09/08/2019

    Pero que bonito…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 08/08/2019 por en diversidad, duelo, Equilibrio, Esperanza, literatura, muerte, Mujer, Niña y etiquetada con , , , , , , .

BOOKTRAILER LAS MUJERES DE SARA

Síguenos en Twitter

No se encontró ninguna imagen en Instagram.

Follow Eley Grey on WordPress.com

Comunidad Eley Grey

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 5.985 seguidores más

Temas de búsqueda

LICENCIA CREATIVE COMMONS

Licencia de Creative Commons
eleygrey.wordpress.com by Eley Grey is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://eleygrey.wordpress.com/.

Eley Grey

No se encontró ninguna imagen en Instagram.

Estadísticas del blog

  • 48.515 visitas

Compartiendo las historias

Desde el lugar más bello del mundo
A %d blogueros les gusta esto: