Eley Grey

Educación, visibilidad y naturalidad

Ester y Las niñas también

Anuncié hace unos días a través de las redes sociales que había puesto el punto final al último libro que llevaba entre manos desde hace algo más de un año. Poner el punto final, sin embargo, no significa verlo publicado inmediatamente. El libro tardará todavía un poco en ver la luz (no mucho, pero sí un poco). Mientras esperamos a que eso suceda, puedo adelantar que se trata de una antología de diez relatos. En ellos podréis leer  historias de personajes que ya existen. Personajes que aparecen en Las mujeres de Sara y en Todas están locas.

Cuando me planteé escribir Las niñas también juegan lo hice con una idea clara: recuperar las historias personales de las protagonistas de mis dos novelas anteriores. En la primera historia de la antología os hablo de Ester (una gallega peculiar que aparece en Las mujeres de Sara y de quien me pidieron más información varias lectoras). Así que hoy quiero dedicar esta entrada a vosotras, quienes me confesasteis en su día que queríais saber más sobre ella, que os quedasteis con ganas de más Ester. Aquí, para vosotras, las primeras líneas del próximo libro.

Un abrazo a todas y que lo disfrutéis.

 

LOS AVIONES NO VUELAN RECTO

Siempre he odiado el queso, el queso en general, pero sobre todo el queso que fabrican en mi casa desde hace años (a mí me parecen siglos). Su olor, su color, su textura y por supuesto su sabor. Dicen que el mundo entero lo adora, eso dicen en mi casa, porque se dedican a eso: a producirlo y venderlo. Qué van a decir, si es el 

Ester

negocio familiar desde tiempos de mi tatarabuelo. Pero a mí me ha provocado una náusea continua desde niña.

Ojalá pudiera decir que el asco terminaba cuando me acostaba, pero estaría mintiendo, porque la triste realidad es que también me acompañaba en mis sueños, durante la noche. Creo que solo por eso mi decisión estuvo más que justificada.

Me llamo Ester, como la del harén del rey Asuero, la de la Biblia, pero, a diferencia de ella, yo no soy huérfana. Tengo dos hermanos mayores, dos chicos, o tenía, mejor dicho. Se fueron al extranjero a trabajar y ya no volvieron a aparecer por casa. Como si ya no existieran. Hicieron bien. Se suponía que ellos iban a dirigir el negocio, pero han salido rebeldes. Ingeniero industrial y actor, respectivamente. Vaya desgracia, eso decía mi madre cada día después de comer cuando mi padre ya se había cansado de soltar todas las barbaridades que se le pasaban por la cabeza para renegar de sus hijos. De todos sus hijos. Sé que mi padre no se sentía orgulloso de mí. Pero no lo digo solo porque lo escuchaba quejarse de los tres a diario, lo sé porque tengo un don, o una maldición, según se mire. Puedo averiguar los pensamientos de la gente con solo mirarles a la cara. He intentado muchas veces obviarlo, evitar contemplar los ojos de las personas, no mantener la mirada en las conversaciones, incluso esquivo a los conocidos por la calle. A fuerza de estas acciones me gané la fama de “rara” en el pueblo. No me importa, peor es saber cuánto miente la gente y cuán hipócrita puede llegar a ser.

Ester II

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Follow Eley Grey on WordPress.com

Comunidad Eley Grey

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 5.814 seguidores

Temas de búsqueda

LICENCIA CREATIVE COMMONS

Licencia de Creative Commons
eleygrey.wordpress.com by Eley Grey is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://eleygrey.wordpress.com/.

Eley Grey

Estadísticas del blog

  • 41.835 visitas

Compartiendo las historias

Desde el lugar más bello del mundo
A %d blogueros les gusta esto: