Eley Grey

La educación y la visibilidad son las herramientas para conseguir la naturalidad

Escribir, a pesar de todo

Escribir es una terapia, es cierto. También es cierto que escribir te obliga a encontrarte contigo misma y aislarte (en cierto modo) de tu alrededor. Escribir es aprender a escuchar y a observar, respirar antes de construir, cerrar los ojos y viajar, soñar despierta y crear. Porque escribir es fabricar mundos, personas, lugares, emociones, relaciones y sentimientos. Pero para que todos los elementos que aparecen en un libro tengan sentido y para que quienes lo leen no tengan que pensar, sino únicamente dejarse llevar por la trama, el suspense, la pasión o la emoción, hace falta tiempo y horas (dentro y fuera de la hoja). Porque escribir, al menos para mí, también es pensar en la historia, hablar con los personajes, más bien escucharlos, recrearte en los entresijos que vas creando y volver atrás. Volver atrás es lo más duro, porque implica eliminar partes de la criatura, partes que creías fundamentales (como las extremidades en una escultura), pero que no lo son y además molestan. Incordian y pesan tanto que hay que quitarlas. Volver atrás y aceptar dichas exclusiones es también parte del proceso y requiere tiempo, paciencia y mucha, pero mucha auto crítica.

Escribir es dudar, leer, teclear y volver a dudar. Las dudas se fabrican en el tiempo y en el espacio, por eso nuestro entorno, mientras escribimos, puede parecernos difuso, borroso y desenfocado. Las dudas siembran minutos y horas que pueden transcurrir muy despacio, pero también muy rápido, según la prisa que se tenga.

En definitiva, escribir es trabajo y esfuerzo y quien escribe habitualmente sabe de lo que hablo. Por eso es tan importante que se reconozca ese esfuerzo, ese trabajo y por supuesto ese tiempo.

Por todo, quiero dar las gracias desde mi humilde sitio a Juan Roures y a Dos Manzanas y a Sara Bea y a la Revista Mírales por considerar a los autores y autoras, por considerar su afán y su empeño por seguir escribiendo.

Escribiendo, a pesar de todo.

Escribiendo, precisamente por todo.

escribir

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 07/01/2017 por en literatura y etiquetada con , , , , , , , , , , , , .

BOOKTRAILER LAS MUJERES DE SARA

Síguenos en Twitter

Como los rayos de sol al atardecer.
Como los besos en tu mandíbula, en tu espalda y en los dedos de tus pies.
________________
#amor #crianza #atardecer #sunset #sol #agua #maternidad #infinito
Follow Eley Grey on WordPress.com

Comunidad Eley Grey

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.506 seguidores

Temas de búsqueda

LICENCIA CREATIVE COMMONS

Licencia de Creative Commons
eleygrey.wordpress.com by Eley Grey is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://eleygrey.wordpress.com/.

Eley Grey

Como los rayos de sol al atardecer.
Como los besos en tu mandíbula, en tu espalda y en los dedos de tus pies.
________________
#amor #crianza #atardecer #sunset #sol #agua #maternidad #infinito

Estadísticas del blog

  • 31,112 visitas

Compartiendo las historias

Desde el lugar más bello del mundo
A %d blogueros les gusta esto: