Eley Grey

La educación y la visibilidad son las herramientas para conseguir la naturalidad

LA NIÑA Y LA LUNA (a mi hermana)

Había una vez…

…una niña enamorada de la luna.

Al atardecer se asomaba a su ventana. A esperarla. Cada noche el silencio acompañaba su vigilia. Y como cada noche, la luna permanecía impasible.

Hubo un día  en que la niña salió de la casa despacio, tratando de controlar la agitación en su estómago. Recorrió montañas, ríos y mares. Llamó a la luna gritando, despierta y dormida. Agotada, una tarde  se dejó caer junto a un bosque de eucaliptus. Creyó entrar en un profundo sueño al tiempo que inhalaba el frescor de aquellas hojas. Como en un susurro, una voz hecha de miel y almendra le habló.

 “Despierta”, le dijo, “No gastes más tiempo buscándome, pues sólo entonces desaparecerá ese vacío de tu pecho”.

A la mañana siguiente, la niña despertó dudando de si las palabras que todavía retumbaban en su interior habían sido reales o no. Se miró el rostro en el arroyo y pensó que había llegado el momento de volver al pueblo. Las primeras hebras blancas habían empezado a salir y dos grandes surcos se habían albergado en las proximidades de sus ojos. ¿Tanto había dormido? ¿Qué poderosa magia era esa? Se arregló el vestido y la oscura melena, se lavó  las manos y deshizo el camino andado.

Al entrar en el pueblo tropezó con una piedra y cayó de bruces raspándose las rodillas.

 « ¡Qué mala suerte!, pensó, «vuelvo a casa sin hablar con la Luna y nada más llegar me caigo».

Intentó levantarse pero antes de conseguirlo, una mano morena le ofreció su ayuda. La muchacha levantó el rostro para averiguar de quien era aquella mano.

«Te he estado esperando mucho tiempo, niña. Decían que habías marchado en busca de la Luna. Quise alcanzarte pero nunca lo conseguí». A pesar de su apariencia, aquel chico no era tan mayor.

Ella agachó la mirada, evitando un imaginario reproche por no haber conseguido su propósito.

«He estado fabricando algo mientras te esperaba». Le tendió la mano y la llevó al mirador más alto del pueblo.

Frente a ellos se erguía poderoso un artilugio lleno de hierros y cristales.

«Acércate»,  dijo el joven.

La muchacha se acercó y observó. A través del misterioso cristal, entre un par de nubes blancas, pudo ver a una pálida luna, más cercana y satisfecha que nunca, sonriendo desde el  firmamento.

niña luna

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 15/06/2014 por en Uncategorized y etiquetada con , , , , , , , , , .

BOOKTRAILER LAS MUJERES DE SARA

Síguenos en Twitter

Que se nos casa Marta... __________
#despedida #soltera #salir #noche #castillo
Follow Eley Grey on WordPress.com

Comunidad Eley Grey

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 5.174 seguidores

Temas de búsqueda

LICENCIA CREATIVE COMMONS

Licencia de Creative Commons
eleygrey.wordpress.com by Eley Grey is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://eleygrey.wordpress.com/.

Eley Grey

Que se nos casa Marta... __________
#despedida #soltera #salir #noche #castillo

Estadísticas del blog

  • 34,327 visitas

Compartiendo las historias

Desde el lugar más bello del mundo
A %d blogueros les gusta esto: